Call Us: 830-5060

Atrofia Urogenital

Las molestias en la vagina y la vulva (labios externos de la vagina) son comunes en mujeres de todas las edades, pero se incrementan con la menopausia. La disminución de estrógenos con la menopausia es el principal contribuyente de la resequedad vaginal, comezón, ardor, molestia y dolor durante el coito u otra actividad sexual. Atrofia vaginal es el término médico que describe estos cambios, y cuando se combinan con síntomas vesicales después de la menopausia, es llamado síndrome genitourinario de la menopausia. Los síntomas de atrofia vaginal pueden afectar significativamente su calidad de vida, la satisfacción sexual, y la relación con su pareja.

 

Los síntomas vaginales asociados a la menopausia pueden molestar tempranamente en la transición menopáusica o iniciar varios años después de la disminución de los niveles de estrógenos. Contrario a los bochornos, los cuales generalmente mejoran con el tiempo, los síntomas vaginales típicamente empeoran con el tiempo debido tanto al envejecimiento como a una falta prolongada de estrógenos.

 

Menopausia y envejecimiento pueden afectar la vagina en las siguientes formas:

  • El tejido vaginal se hace más delgado, seco, y menos elástico.
  • Las secreciones vaginales son menores y la lubricación disminuye.
  • Se incrementan las infecciones vaginales (ya que el pH vaginal normal se incrementa).
  • Puede haber molestias al orinar y aumentar las infecciones del tracto urinario.
  • El tejido vaginal frágil, seco e inflamado puede desgarrarse y sangrar.
  • Las mujeres con menopausia inducida por tratamientos para cáncer pueden tener algún daño adicional en el tejido de la vagina por quimioterapia o radiación pélvica.
  • Los inhibidores de aromatasa que toman muchas mujeres con cáncer mamario causan niveles extremadamente bajos de estrógenos, causando a menudo síntomas severos de resequedad vaginal y disminución de la lubricación.
  • Los cambios vaginales comúnmente contribuyen al dolor con la actividad sexual o en los exámenes vaginales.
  • Las mujeres con molestias por atrofia vaginal a menudo tienen actividades sexuales con menor frecuencia, lo cual puede causar que la vagina se haga mas corta , estrecha y menos elástica.
  • Para algunas mujeres, el dolor y estrechamiento vaginales, y contracciones involuntarias de los músculos vaginales (vaginismo) puede intensificarse hasta el punto en que las relaciones sexuales no son placenteras o incluso posibles.

 

Opciones de tratamiento Aunque los síntomas de resequedad y atrofia vaginal pueden ser muy molestos, la buena noticia es que hay disponibles opciones de tratamiento efectivas. Estas incluyen diferentes formas de estrógenos en dosis baja aplicados directamente en la vagina, así como tratamientos no hormonales. Usted puede combinar tratamientos no-hormonales y hormonales para un óptimo alivio de los síntomas. Remedios no-hormonales

  • Lubricantes vaginales reducen la molestia con la actividad sexual cuando la vagina está reseca por disminución de la fricción.Se recomiendan productos a base de agua, ya que el aceite contenido en algunos de ellos pueden causar irritación vaginal. Hay muchas marcas efectivas disponibles de venta libre, como la K-Y Jelly, Astroglide, K-Y Silk-E, Slippery Stuff, y Just Like Me.
  • Humectantes vaginales recubren la pared vaginal y mantienen la humedad vaginal. Como con su cara y manos, la vagina debe ser humectada de forma regular, por ejemplo, varias veces a la semana antes de dormir. Hay productos efectivos como Replens y K-Y Liquibeads.
  • Estimulación sexual regular promueve el flujo sanguíneo vaginal y las secreciones. La estimulación sexual con una pareja, sola o con un dispositivo (como un vibrador) puede mejorar la salud vaginal.
  • Ejercicios del piso pélvico pueden fortalecer los músculos vaginales relajados y relajar los contraidos.

 

Terapia vaginal con estrógenos

  • Es un tratamiento disponible por prescripción efectivo y seguro, aplicando dosis baja de estrógenos directamente en la vagina para incrementar el grosor y la elasticidad de los tejidos vaginales, restablecer un pH vaginal sano, incrementar las secreciones vaginales, y aliviar la resequedad vaginal y las molestias con las relaciones sexuales. La mejoría usualmente ocurre en pocas semanas, aunque el alivio total puede tomar varios meses.
  • Aún un tratamiento a corto plazo puede ser una opción para mujeres con historia de cáncer mamario o uterino pero solo después de haber considerado cuidadosamente con su médico los riesgos y beneficios.
  • Hay productos de estrógenos en dosis bajas para aplicación vaginal aprobadoscomo cremas vaginales (usadas 2 ó 3 noches a la semana), tabletas vaginales de estradiol (usadas dos veces a la semana), y un anillo vaginal de estradiol (se cambia cada 3 meses). Todos son altamente efectivos.Usted puede tratar varias formas diferentes y escoger la que prefiera.
  • Las dosis estándar de terapia estrogénica probadas para tratar bochornos también tratan la resequedad vaginal, aunque algunas mujeres se pueden beneficiar con un tratamiento adicional de estrógenos vaginales en dosis baja. Si solo hay síntomas vaginales, se recomiendan las dosis bajas de estrógenos solo aplicados en la vagina.